El Dinero en los Tiempos del Cólera

Lo primero que querrán saber es que sí. Cuando lean este artículo les vamos a regalar Bitcoins (BTC), más bien cuando terminen. ¿De qué otro modo leerían algo tan absurdo, insoportablemente técnico y encima aburrido? Más de esto en el transcurso del escrito, tengan paciencia y busquen, por allí están, es un barco pero hay que remar.

Hoy es mi quinto día en @Volabit, mi cuarto artículo (aunque sea el primero en publicarse) y como mi sexagésimo tuit. Es de notarse, que antes de este trabajo yo era un cavernícola ermitaño de las redes sociales, a la fecha no tengo facebook, en lugar, tengo un dummy con un nombre falso que necesito para stalkear gente… ya en serio, no stalkeo a nadie pero lo necesito para el trabajo y no voy a subir toda mi vida al face para manejar una red social, al menos aún no. Parece que no soy tan buen prospecto para una empresa tecnológica, ¿o sí? … ¿Por qué yo? Resulta que el denominador común entre @volabit y @yo es el Bitcoin. Hay mucho que un Ingeniero geek con aspiraciones de filósofo y formación de mecánico banquetero tiene que escribir acerca de una moneda descentralizada, libre de bancos -si alguien aquí disfruta ir al banco, por favor deje de leerme- y con una historia alarmantemente sabrosa.

De hecho, creo que lo que más me gusta del Bitcoin es su historia, que además tiene una evolución muy lógica y reciente, de esas que lo hacen sentir a uno que aún puede contribuir: En el transcurso de las ultimas dos décadas, hemos cambiado el teléfono por celulares y VoIP -internet-, la tele por youtube, netflix, vimeo, etc, es decir, internet y la interacción social se ha pasado en gran medida al facebook i.e.: internet. Me queda más que claro que era cuestión de tiempo para que el dinero siguiera una tendencia semejante, a fin de cuentas, las primeras tarjetas de crédito estables son más o menos de los sesentas. En los sesentas las calculadoras electrónicas se veían así:

AnitaMk8-01

y las tarjetas de crédito se veían así:

$_35

Sí, claro que no tenían bandas magnéticas, ni número de seguridad, ni había la infraestructura a nivel internacional que existe hoy para usarlas. Pero no deja de ser tecnología de los sesentas y no tengo nada en contra de eso, los sesentas produjeron (discutiblemente) los mejores autos, la mejor música y las mejores super modelos (i.e.: Twiggy). Sin embargo, han pasado casi sesenta años y se atravesó el internet. Que está aquí para acortar distancias y facilitarnos la vida: lo que antes tardábamos años en aprender con un maestro, a mitades de los 1900’s tardábamos horas en aprender en la Enciclopedia Britannica y hoy en día tenemos acceso a esa misma información en segundos, a través de wikipedia… y youtube, para no dejar de lado la parte práctica. El avance tecnológico que ha traído el internet es enórme, comparable al de la imprenta, la invención de la escritura y del chocolate con leche.

En conclusión, las tarjetas de crédito no están diseñadas para usarse a través de internet. El sistema sobre el cual está basado el BTC, es el internet y no necesita de bancos, tiene la infraestructura para usarse en cualquier lugar en el que haya internet, sea 3G, Edge o hasta dial-up. Cualquier computadora capaz de usar internet (de escritorio o smartphone) puede enviar y recibir transacciones y al no ser regulada por el estado, es internacional en toda la extensión de la palabra. Más internacional que el Euro, más internacional que la ONU. Pasa fronteras con la misma facilidad que una página de internet. Tómense un momento para pensar lo que eso significa: no necesita una terminal del banco, ni una caja registradora. Un smartphone, acceso a una red y es todo lo necesario.

Lo cual no quiere decir que tengamos la batalla ganada. No se nos olvide que en este momento de la historia los bancos son instituciones muy fuertes e importantes y el uso generalizado del BTC, aunque al principio este anclado a ellos, no les conviene. Pero tampoco les presenta una amenaza tan grande, si es que el BTC remplaza algo, no es a una cuenta bancaria, sino al efectivo. Porque, al igual que con el efectivo, la transacción se hace entre dos personas, es irreversible, fácil de gastar, imposible de falsificar y no se presta para mantener ahorros con la misma seguridad que un banco.

Encima de todo esto, el creador es una figura ficticia japonesa con fama de ninja de las matemáticas y las finanzas. Portada de Newsweek entre otras cosas. ¿Así o más interesante?

original

Aún quedan Bitcoins gratis. ¡Envía un re-tweet al post original @Volabit con tu nombre de usuario de Volabit.com, una foto de tu IP como aparece en la pantalla => ([user_ip]) en dónde se vea (en la misma foto) tu reloj con hora y fecha y cobra tu bounty de 0.005 BTC!  **Disponibilidad muy limitada.

 

Everardo Barojas

Traveller, photographer, amateur bitcoiner. David Lynch fan. Engineer by day.