Extracción de Bitcoin

O Qué Significa Minar en el Siglo XXI

Un buen día, Satoshi Nakamoto implementó el sistema de Bitcoin. Regresemos a ese día, era el 2009, Barack Obama estaba por entrar como presidente de los EUA, Heath Ledger ganó un Oscar póstumo, Michael Jackson muere por abuso relacionado al Propofol y la red Bitcoin está en línea, ¿eso qué significa? No hay un solo Bitcoin en circulación (de aquí en adelante llamado BTC), ninguna transacción es posible. La implementación del sistema lleva consigo la necesidad de extraer los primeros BTCs. Mejor dicho, la extracción de los primeros BTCs significó el Genesis del sistema.

Una de las principales cualidades del BTC es que puede prescindir de todos los bancos. Para entender esto, antes hay que entender porqué necesitamos bancos en un inicio y eso tiene que ver confianza. Cuando yo hago una transferencia de mi cuenta bancaria -que para fines prácticos es un número en una base de datos, en ese sentido es igual de virtual que el BTC- hay dos puntos muy importantes que se dan por hecho, uno para mi y otro para el banco:

  1. Confío en el banco, confío en que le va a entregar ese dinero a quien yo digo y no se lo va a quedar. Le doy mi información más confidencial y él en cambio, hace que mis movimientos sea privados.
  2. Para el banco, es muy importante que ese dinero -ese número en la base de datos- sólo se gaste una vez. Así pase dos veces la tarjeta, o haga un retiro del cajero y de caja al mismo tiempo, o ataque al servidor con miles de transacciones en línea al mismo tiempo, ellos validan la veracidad de cada transacción y garantizan que nuestro dinero este seguro.

El Bitcoin funciona prácticamente al revés. En lugar de que las transacciones sean privadas y el banco tenga acceso a toda mi información, las transacciones son públicas, anónimas y los bancos, pues se van al carajo. ¿Cómo, por qué? se preguntará nuestro ávido lector. Porque se garantiza que el dinero va a llegar a su recipiente y no se va a gastar dos veces con la generación de un bloque de código -llamado Hash- único para cada transacción que… aquí viene lo bueno…  lo validan los propios usuarios de la red de BTC, en concreto, los mineros o los extractores.

Los mineros resuelven cadenas de Proof-of-work, que se pueden entender como un rompecabezas para computadoras, el propósito de estos sistemas es darle una tarea compleja -pero factible- al CPU, de tal modo que no haya otra solución más que invertir tiempo computacional. La extracción está diseñada para ser tardada y hacer uso intensivo de recursos. Cada vez que un minero resuelve una cadena, la agrega a un bloque con su proof-of-work y otros nodos en la red hacen lo mismo. Cuando varios mineros han llegado a un consenso seguro, la transacción se considera válida. El incentivo para hacer este trabajo pesado e intensivo es que cada vez que se valida una transacción hay una recompensa (en este momento de 0.0001 BTC) y cada que se terminan cierto número de bloques, se genera un número de BTC, que es mucho más atractivo (alrededor de 25 BTC).

Everardo Barojas
Ilustración por Arturo Trujillo.

Tomas Alvarez

Cofundador de Volabit y Bitcoinero de corazón.